Logotipo de Tumaster
Blog para desarrollar tu carrera en la dirección empresarial
Crecimiento personal y profesional

Tips para emprendedores: la autogestión profesional

Para lanzar con éxito tu propia empresa o establecerte como autónomo, necesitas contar con unas buenas habilidades de autogestión profesional. Pero, ¿sabes en qué consisten y cómo desarrollarlas? Te lo contamos en este artículo.

 

¿Qué es la autogestión profesional?

Según el estudio de la UAEM “Autogestión de la carrera profesional y emprendimiento: una experiencia con estudiantes de doctorado”, la autogestión profesional es “un proceso cíclico, sistemático y recursivo de toma de decisiones y resolución de problemas a lo largo de la propia carrera profesional“.

En otras palabras, se trata de hacerte responsable de tu propia carrera profesional: decidir su rumbo en base a tus propias metas y encargarte de desarrollar las habilidades necesarias para llegar hasta ellas, siempre en un proceso de mejora continua.

La autogestión profesional parte de un buen análisis de ti mismo y de tu entorno: ¿cuáles son tus habilidades y capacidades? ¿Qué puedes aportar al mercado? ¿Qué tendencias o necesidades puedes aprovechar en tu favor? A partir de este análisis, podremos definir nuestras propias metas profesionales, establecer un plan de acción paso a paso para alcanzarlas y evaluar los resultados. ¡Solo tú decides hasta dónde quieres llegar!

 

Guía gratuita: 

 

Autogestión del tiempo para autónomos

Autogestión del tiempo para emprendedores

Como emprendedor o autónomo, deberás hacerte responsable de organizar tu propia jornada laboral. Ser productivo es una habilidad clave para llevar tus proyectos a buen puerto a la vez que evitas “quemarte” trabajando demasiadas horas. Estos sencillos consejos te ayudarán a mejorar tu gestión del tiempo:

  • Organízate. La mayoría de las pérdidas de tiempo se deben en realidad a una falta de planificación. Para que eso no te ocurra, deberás aprender a planificar y distribuir tu jornada sin que un jefe te presione. El primer paso es aprender a hacer una lista de tareas realmente eficaz, que priorice lo realmente importante y asegure que no te saltas ningún paso importante. A partir de ahí, puedes dividir tu día en bloques dedicados a diferentes tareas, con algo de tiempo libre entre bloque y bloque para gestionar posibles imprevistos.
  • Evita las interrupciones. Si trabajas por tu cuenta, seguramente no tengas a mano una de las distracciones más comunes de las oficinas: el exceso de reuniones. A cambio, necesitas aprender a separar tu jornada de trabajo de tu vida personal y filtrar las interrupciones ajenas. Si trabajas en casa, tendrás que aprender a decir “no” y a hacer respetar tu jornada laboral.
  • Una de las pérdidas de tiempo más comunes para la mayoría de los emprendedores es la gestión del email. Si dejas que interrumpa tu trabajo cada vez que te llegue un mensaje nuevo, no serás capaz de concentrarte y acabarás con la sensación de que no has hecho nada más que responder a correos. Para evitarlo, asigna momentos del día concretos para limpiar tu bandeja de entrada y dedica el resto del tiempo a las actividades previstas en tu lista de tareas.
  • Un truco de gestión del tiempo y automotivación a la vez: intenta calcular la rentabilidad de tu trabajo a la hora para diferentes tareas. Esto te permitirá ver qué cosas merece la pena externalizar (por ejemplo, la gestión de la contabilidad) y cuáles debes seguir haciendo tú mismo, además de darte un estímulo para mejorar la cifra cada vez. ¡Ánimo!

 

Más tips para emprendedores:

 

New Call-to-action

No hay comentarios

Escribe un comentario