Logotipo de Tumaster
Blog para desarrollar tu carrera en la dirección empresarial
Crecimiento personal y profesional

Domina tu lenguaje corporal para triunfar en el mundo laboral

Para progresar en tu carrera profesional, las habilidades de comunicación son absolutamente esenciales. Lo que muchas personas no saben es que estas habilidades van mucho más allá de hacer buenas presentaciones en público, e incluso de saber escuchar. Y es que no solo cuentan nuestras palabras: el lenguaje corporal dice muchísimo de nosotros, por lo que si sabemos leer el de los demás y controlar el nuestro tendremos una gran ventaja a la hora de entender y hacernos entender.

La importancia del lenguaje corporal

Un alto porcentaje de la comunicación no depende de lo que decimos, sino de cómo lo decimos. El tono de voz, los gestos y las posturas también comunican, y a veces pueden entrar en contradicción con lo que estamos diciendo y dar una impresión de falsedad o confundir al interlocutor. Y es que a menudo, aunque no seamos conscientes de ello, nos fiamos más del lenguaje corporal que del lenguaje verbal.

Conocer el lenguaje corporal nos permite sumar habilidades para el mundo laboral, ya que facilitará el comprender mejor las interacciones y el darnos a conocer. Este lenguaje indica nuestra actitud, entusiasmo, predisposición y personalidad, y en definitiva condiciona la manera en que otras personas nos perciben. Por eso, saber usarlo en tu favor puede ser la clave para llevarte mejor con tus compañeros, hacerte con el puesto de tus sueños en una entrevista o convencer a tu jefe de que te mereces un ascenso.

Domina el lenguaje corporal para triunfar en el mundo laboral

Guía gratuita: 

Algunos consejos de lenguaje corporal para el trabajo

Sonrisas

Una buena sonrisa es la mejor carta de presentación, ya que crea instantáneamente una predisposición favorable y un ambiente de cordialidad y cercanía. Una sonrisa natural es la mejor manera de establecer contacto y comenzar con buen pie una presentación, así que es imprescindible para entrevistas de trabajo y reuniones. Por supuesto, como en todos los gestos, no es conveniente forzar o abusar: una sonrisa exagerada o demasiado artificial se percibe como falsa y genera rechazo.

Miradas

Mirar a los ojos y mantener la mirada genera confianza de manera automática y demuestra interés por la otra persona. Existe incluso la llamada “mirada de negocios”, que se centra en el triángulo entre los ojos y la mitad de la frente. Manteniendo aquí la mirada, podemos demostrar seguridad y control de la situación, pero siempre cuidando de que no sea demasiado directa, puesto que resulta desafiante.

Postura

La postura es otro gran indicador de seguridad, dinamismo y autoconfianza. Sentarse y caminar erguido transmite una actitud convencida y positiva. También hay que tener cuidado con abrir o cerrar brazos y piernas: las posturas muy cruzadas y replegadas sobre uno mismo reflejan inseguridad, mientras que las más expansivas (de nuevo, con cuidado de no cometer excesos) hacen ver que estamos a gusto en la situación.

Manos

El apretón de manos es todo un arte: debe ser firme y no excesivamente largo. Si te sudan las manos con frecuencia, puedes usar un antitranspirante especialmente diseñado para la zona.

En general es mejor que las manos queden a la vista en todo momento, puesto que ocultarlas genera desconfianza. Puedes gesticular con ellas, pero ten cuidado con los tics como toquetear un bolígrafo, ya que transmiten nerviosismo.

 

New Call-to-action

No hay comentarios

Escribe un comentario