Logotipo de Tumaster
Blog para desarrollar tu carrera en la dirección empresarial
Crecimiento personal y profesional

Aprende a usar tu inteligencia emocional en el trabajo

¿Sabías que… existen diferentes tipos de inteligencia? Cuando oímos este término, a menudo lo asociamos a las habilidades de tipo lógico o matemático, pero estas no son las únicas. Pero en un sentido amplio, la inteligencia es la capacidad de resolver problemas en ámbitos muy variados. Hoy te contamos cómo puedes aprender a usar tu inteligencia emocional en el trabajo para darle un impulso a tu carrera.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Si la inteligencia es la capacidad de resolver problemas, la inteligencia emocional aplica esta capacidad al terreno de los sentimientos. Básicamente, consiste en ser capaz de reconocer los sentimientos propios y los de otras personas y usarlos de manera beneficiosa para todos los implicados. Dentro de la inteligencia emocional se encuentran tanto la capacidad de expresar nuestras emociones de manera adecuada como la de reaccionar de manera armónica a las de los demás, reduciendo los conflictos y fricciones.

Guía gratuita: 


La inteligencia emocional en el trabajo

Aunque se asocie el mundo laboral a un entorno frío e impersonal, lo cierto es que las emociones se vienen con nosotros a nuestro trabajo. Incluso cuando tomamos decisiones de manera racional, basándonos en datos, hay todo un mundo de emociones detrás de las que es imposible desprenderse. Saber reconocerlas y usarlas ayudará a conseguir mejores relaciones laborales y, con ello, a triunfar más fácilmente en el mundo empresarial. Después de todo, es imposible ser un buen líder sin contar con inteligencia emocional.

La inteligencia emocional afecta a nuestra perspectiva del entorno que nos rodea y por ello a la capacidad de extraer oportunidades de él. A este respecto, el periódico The Guardian publicó un estudio muy interesante realizado en el Reino Unido. El objetivo del estudio era ver cómo los trabajadores de diferentes sectores hacían frente a los altibajos económicos. Lo que se descubrió fue que, en situaciones de crisis, la mayoría de las personas entraba en “modo de supervivencia” y se aferraba a la situación actual, fuera esta la que fuera. Esta sensación de estar atascados les provocaba estrés e infelicidad, pero lo cierto es que se trataba de una percepción creada por ellos mismos. Una alternativa más inteligente emocionalmente hubiera sido ver la crisis como una situación de cambio, novedad y oportunidades para crecer profesionalmente.

Inteligencia emocional para un trabajo mejor

3 consejos para mejorar la inteligencia emocional en el trabajo

  1. Conoce tus emociones. El primer paso para gestionar adecuadamente las emociones es escucharte a ti mismo. ¿Cómo te sientes respecto de tu trabajo? ¿Hay alguna emoción negativa? ¿Qué es lo que la está causando y qué crees que podrías hacer para sentirte mejor?
  2. Escucha solo lo importante. En el entorno laboral, recibimos toda clase de estímulos y novedades, desde un comentario distraído del jefe de donde podemos sacar una oportunidad hasta un rumor malintencionado que puede destruir nuestra confianza. No puedes controlar tu entorno, pero sí puedes escoger prestar atención a los estímulos positivos y las oportunidades de mejora e ignorar aquello que no te aporte.
  3. Aprende a descifrar el lenguaje corporal. Nuestros gestos y posturas revelan mucho sobre nuestras emociones, así que no dejes de aprovechar esta información en tu favor. Presta atención a tu propio lenguaje corporal y al de tus compañeros y verás como es mucho más fácil entenderos.

 

New Call-to-action

No hay comentarios

Escribe un comentario