Logotipo de Tumaster
Blog para desarrollar tu carrera en la dirección empresarial
Crecimiento personal y profesional Formación para el éxito profesional

5 errores que están saboteando tus presentaciones eficaces

Las presentaciones eficaces son una de las mejores armas de las que dispones para progresar en tu carrera. Saber presentar es saber convencer, por eso merece la pena dedicar todo el tiempo necesario a pulir esta habilidad. Así que si quieres mejorar tus presentaciones de trabajo, comienza por evitar estos 5 errores que están saboteando todos tus esfuerzos.

 

1. Leer las diapositivas

Este error es un clásico: como no sabemos cómo organizar una presentación, optamos por llenar las diapositivas de texto y leerlo en voz alta. ¡Mal hecho!: lo único que conseguirás es aburrir a tu audiencia y hacer que se pregunten si crees que no saben leer.

La clave es dejar de pensar en las presentaciones como en un texto: se trata de lenguajes completamente distintos. El papel de las diapositivas en las presentaciones eficaces es servir de apoyo visual para contar una historia.

 

2. Caer en la muerte por PowerPoint

La “muerte por PowerPoint” es un concepto tan conocido en el mundo de los negocios que tiene hasta su propia entrada en Wikipedia. Se refiere a la tendencia a intentar meter más y más información en cada diapositiva, dejándolas totalmente llenas de texto y haciendo que a la audiencia le entre el agobio solo de verlas. ¡Huye!

La respuesta a la muerte por PowerPoint es muy sencilla: simplificar, simplificar, simplificar. Nadie te va a poner una multa por subir el número de diapositivas y meter menos información en cada una. Cada diapositiva debe representar un concepto básico de la manera más visual posible, con abundante espacio en blanco. Si lo consideras imprescindible, puedes dar a los asistentes un dossier informativo con más datos, pero no te empeñes en meterlo todo en la presentación.

 

3. Improvisar

Por muy bien que creas conocer el tema, otra clave básica de las presentaciones eficaces es la preparación. Necesitas saber qué vas a decir, cómo vas a decirlo y, sobre todo, cuánto tiempo te va a llevar. Practica con un cronómetro cerca para ver cuánto tardas en hacer cada parte de la presentación y establece tiempos de control, p.ej. “tengo que pasar por esta diapositiva en torno al minuto 7”. Para pulir los detalles de tu discurso y sobre todo el lenguaje no verbal, conviene que te grabes en vídeo y lo revises.

Consejos para hacer presentaciones eficaces

4. Abusar de los efectos especiales

Todos nos hemos entretenido al menos un rato con los efectos especiales del PowerPoint: transiciones, desapariciones, brillos… Pero que el programa cuente con todas estas opciones extra no quiere decir que debas usarlas. Al contrario: cuando se trata de presentaciones eficaces, menos es más. Evita los efectos especiales y apuesta por una sola familia de tipografías que sea lo más discreta posible (Calibri, Helvética y Arial son buenas opciones).

 

5. Creer que vas a aburrir a tu audiencia

No hay nada como estar convencido de algo para conseguir que se haga realidad. Si crees que tu presentación es sosa y va a aburrir a la audiencia, lo más seguro es que lo consigas. Pero si encuentras una manera interesante de presentar, conseguirás transmitirles tu entusiasmo por árido que sea el tema. Para arrancar con buen pie, te aconsejamos cuidar especialmente el inicio de la presentación: busca una anécdota interesante, empieza con una imagen sorprendente o hazle una pregunta al público.

 

New Call-to-action //

No hay comentarios

Escribe un comentario